Foto: Jorge Alberto Mendoza

Norte

Los retos de los agronegocios en el Norte de Jalisco


La región es principalmente agrícola y ganadera, sin embargo la producción no cuenta con el uso de tecnologías. El empleo de sistemas de riego o invernaderos podría dar un impulso a estas actividades que son el sustento para la mayoría de la población

Por Martha Eva Loera
6 Febrero 2017

Martha Eva Loera

La agricultura y la ganadería, dos de las principales actividades económicas de los municipios del Norte de Jalisco, podrían mejorar sus rendimientos mediante prácticas como el riego artificial, la extensión en el uso de invernaderos y el trabajo en equipo, estrategias que podrían incluso incrementar las exportaciones, afirmó el coordinador de la licenciatura en Agronegocios del Centro Universitario del Norte (CUNorte), Carlos Pinedo Muñoz.

Los agronegocios comprenden el sistema de negocios relativos a la producción agrícola y ganadera, su procesamiento, transporte y distribución.

En los municipios y comunidades del norte de Jalisco de cada diez familias, cuatro trabajan en actividades agrícolas y ganaderas, calculó Pineda, y añadió que ambas actividades figuran entre las principales fuentes de ingreso.

Al hablar de la situación de los agronegocios en el Norte del estado, señaló que entre los jóvenes hay apatía para dedicarse a actividades agrícolas y ganaderas, ya que no ven a estas actividades como fuentes seguras de ingresos, y es común que prefieran contar con un sueldo fijo semanal o quincenal y un horario de trabajo. De ahí la importancia de la licenciatura en Agronegocios del CUNorte, que está sirviendo como conector de este capital humano al sector primario.

Destacó que las actividades agrícolas y ganaderas no están exentas de riesgos, como la alteración de las lluvias, que puede generar la pérdida de cosechas o de materia prima. “En la actualidad puede observarse que hay gente que abandona sus tierras debido a esa causa y se convierten en consumidores de insumos, dejando de ser productores”.

 Reconoció que uno de los obstáculos es la inversión inicial, que para muchos pequeños productores resulta alta en comparación de su capacidad económica, y aclaró que los agricultores de la zona Norte del estado no cuentan con la alta tecnificación de otras partes del país como Sinaloa, estado donde es frecuente la agricultura de riego artificial. A través de la licenciatura en Agronegocios se trata de dar difusión a las nuevas técnicas y a la innovación para fortalecer ambos negocios.

En el Norte de Jalisco, región que comprende los municipios de Colotlán, Totatiche, Bolaños, Chimaltitán, Huejúcar, Huejuquilla el Alto, Mezquitic, San Martín de Bolaños, Santa María de los Ángeles y Villa Guerrero prevalece la agricultura de temporal, aunque hay algunas áreas de riego (menos del 20 por ciento de las tierras, calcula el académico) donde se conduce el agua gracias a canales o asequias tradicionales.

Las tierras de esa región son productivas si se saben explotar. Cuando un productor es innovador en el uso de la tecnología aplicada al campo, como invernaderos o sistemas de riego que ayudan a producir en todo el año, sobresale en cuanto a producción del resto de los agricultores.

En esta región se cultiva el maíz, frijol y tomate. Además, se cría ganado vacuno, ultimamente, razas europeas que son las que generan mayor utilidad y rendimiento en la zona. En relación a la producción de carne, tiene condiciones aptas para hacer exportaciones, históricamente es una región que se caracteriza por cumplir condiciones de sanidad para exportar a Estados Unidos y vender a otras partes del país.

El académico asegura que la profesionalización del campo y la introducción de herramientas tecnológicas innovadoras podrían incidir en un mayor desarrollo de las actividades agrícolas y ganaderas. Explicó, por ejemplo, que el uso de invernaderos puede incrementar la producción agrícola hasta un 50 por ciento.

La licenciatura en Agronegocios se enfoca en el desarrollo del sector primario del ámbito rural en aspectos como la producción de insumos, semillas, granos y forrajes para la ganadería y agricultura. Tiene como uno de sus objetivos el hacer rendir más los recursos del campo, producir más con menos. Difunde habilidades y conocimientos que pueden dar pie a la generación de proyectos innovadores en la producción, transformación y comercialización, además de fomentar el trabajo mediante la generación de alianzas de los involucrados con la producción y las ventas.

Más del 90 por ciento de los alumnos que ingresan a la licenciatura en Agronegocios proviene de familias que se dedican a la producción agrícola o ganadera, y tiene como propósito el adquirir herramientas y conocimientos para implementarlos en su entorno. Actualmente están inscritos y en las aulas 124 estudiantes.



Nota publicada en la edición 912