Foto:

Costa

Una generación brillante


Por Difusión CUCosta
23 Enero 2016

Con un llamado por parte de las autoridades universitarias a convertirse en agentes de cambio que busquen la trascendencia individual y colectiva, egresó la décimo tercera generación de la licenciatura en Enfermería ciclo 2012-2016 “Lic. Rosalba Antonia Cuevas Rodríguez” del Centro Universitario de la Costa (CUCosta).

El acto académico, celebrado en el Auditorio Dr. Juan Luis Cifuentes Lemus del CUCosta, incluyó la tradicional ceremonia de cambio de cofias y galones, y el encendido de la “Llama del conocimiento”. Además, 34 de un total de 35 estudiantes egresados recibieron el reconocimiento al Desempeño Académico Sobresaliente por concluir sus estudios con un promedio general superior a 90. 

El Secretario Académico de este Centro Universitario, Remberto Castro Castañeda, exhortó a los egresados a ejercer la enfermería con apego a su código ético, identidad y juramento. Pero, sobre todo, a construir desde su profesión el cambio que el país requiere en los sistemas de salud, justicia y equidad económica.

“Ustedes, como egresados de una universidad pública, son una generación que tiene la responsabilidad de construir un cambio para poder articular la sociedad de bienestar: una que tiene salud y elementos de satisfacción económica. Este país actualmente no los tiene. México es un país que se está deteriorando y parte del deterioro tiene que ver con la apatía de sus ciudadanos”, expresó. 

Invitó a quienes integran la décimo tercera generación de la Licenciatura en Enfermería a buscar la trascendencia en lo individual y lo social, para realizarse como personas potenciales.

Un sentido de vida, dijo Castro Castañeda, es terminar una carrera, pero también es la familia, la pareja, los hijos, la salud, el bienestar económico. “Entre más sentidos de vida tenga una persona, es una persona potencial. Y detrás de esos sentidos de vida tiene que estar presente la trascendencia”.

La madrina de los egresados, Rosalba Antonia Cuevas Rodríguez, calificó a esta generación como “brillante, pujante y guerrera”, al tiempo que pidió a los graduados soñar con grandes metas para alcanzarlas, luchar “incansablemente” por ser siempre los mejores y ser congruentes en todo momento con los valores éticos de su profesión.



Nota publicada en la edición 910