Foto: Gustavo Alonzo

Medio ambiente

Azúcar de agave en beneficio del huevo


Estudios del CUCBA prueban el uso de la oligofructosa de agave como aditivo en la alimentación de gallinas ponedoras, ya que aumenta el tamaño y la cantidad de la producción

Por Eduardo Carrillo
12 Diciembre 2016

En la búsqueda de alternativas más eficientes y saludables para el sistema de producción de huevo, investigadores de la Universidad de Guadalajara estudiaron qué efectos puede tener en ésta un componente del agave empleado como aditivo en la alimentación de gallinas de postura.

Se trata de la oligofructosa (moléculas de azúcar), proveniente de las raíces de esta planta. Estudios de otros científicos han demostrado que tales prebióticos, sustancias que estimulan la actividad de bacterias en el colon (bifidobacterias y lactobacilos), tienen mejor efecto que las inulinas comerciales.

Por este motivo, investigadores y estudiantes del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) realizaron el estudio “Efecto de la adición de la oligofructosa de agave en dietas de gallinas ponedoras en la producción de huevos”, realizado durante cuatro años.

Con este trabajo ofrecen una opción de uso de esta planta cultivada en el occidente del país. Otra consiste en evitar el empleo de antibióticos, los cuales promueven el crecimiento de las aves, pero cuyo abuso provoca en los seres humanos resistencia hacia estos medicamentos.

“Esto ha obligado a buscar alternativas, nuevos tipos de aditivos que permitan suplir el uso de antibióticos, y que a su vez tengan beneficios importantes, no sólo desde el punto de vista de crecimiento (de las aves), sino también desde el punto de vista de la salud (pública)”, dijo el académico e investigador del CUCBA, David Román Sánchez Chiprés.

Trabajo y resultados
El proyecto consideró un modelo de bienestar animal con gallinas en piso y no enjauladas. Evaluaron la adición de dos niveles de oligofructosa de agave y encontraron que con estos prebióticos se logró una mejor absorción de los nutrientes en las aves, lo cual aumenta el peso del huevo y la cantidad que pone la gallina.

La postura en las aves regularmente “inicia entre las 16 y 18 semanas de edad y puede llegar hasta las 60 semanas. Nosotros lo medimos en varios niveles cada cinco semanas. Cada vez que se midió el porcentaje de postura, estaba aumentado, en términos comparativos, entre un cinco y siete por ciento más, siendo variable”, lo cual dependerá de las características del agave.

Otra ventaja es que el uso de la oligofructosa de agave como aditivo en el alimento de las gallinas redujo el colesterol en los huevos que ponen.

Sánchez Chiprés, actual jefe del Departamento de Producción Animal del CUCBA, aclaró que no hay que satanizar al alimento sobre sus efectos. “Los consumos estimados para un individuo normal de 70 kilos, son de 300 miligramos, y un huevo no cubre esa cantidad. Entonces no va por ese rumbo, sino ver los efectos que tiene a nivel de la producción de grasa”.

Los estudiosos del CUCBA seguirán los estudios para continuar valorando el potencial de la oligofrutosa de agave en las gallinas de postura. “Los resultados son variables. Obviamente que esto nos llevará a desarrollar estudios más frecuentes y continuos que nos permitan identificar cuál sería la dosis adecuada desde el punto de vista de sus beneficios y desde el punto de vista comercial”, ya que desde este último aspecto será “importante saber cuál va a ser el costo de su uso en una dieta terminada”.



Nota publicada en la edición 907


Otros temas de interés