Foto: Abraham Aréchiga

Primer Plano

La FIL para una América Latina unida


Los participantes del presídium en la inauguración de la edición 30 de la Feria mandaron mensajes para llamar a la unidad de los países del continente

Por Mariana González
28 Noviembre 2016

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) dio inicio a su edición 30 con la entrega del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances al rumano Norman Manea, y con mensajes en favor de la unión de América Latina, región invitada de honor, para hacer frente a los nacionalismos que amenazan al mundo.

 El Rector General de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, afirmó que ante la reciente elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, los latinoamericanos “debemos de esforzarnos y empeñar nuestras conciencias y voluntades para que haya unidad en la región”, una unidad que debe de estar también “entre los mexicanos”.

 Bravo Padilla refirió que la feria es “una oportunidad para hacer más fuertes los lazos de amistad entre México y otros pueblos”, pues desde 1993 ha recibido a 23 países, regiones y ciudades como invitados de honor.

 “Luego de 30 años, esta feria se ha constituido como embajadora “ex officio” de México en el mundo, al ser la más importante de habla hispana y sólo la segunda en importancia y dimensiones después de la de Fráncfort (Alemania). La organización de este festival de las letras es muestra viva de la capacidad de las instituciones públicas de educación superior para generar políticas académicas y culturales de largo plazo, que contribuyan al desarrollo económico y social de nuestro estado y nuestro país”, expresó.

 Al dar la bienvenida a los invitados, el presidente de la FIL, Raúl Padilla López, dijo que ante el debilitamiento de la unidad de una Europa intimidada por el terrorismo y la migración, y el supremacismo racial y el neonacionalismo que generan un clima de exclusión en Estados Unidos, “México y América Latina deben enviar una señal inequívoca, primero de unión y después de unidad, para enfrentar con éxito los tiempos por venir”.

 Consideró que el 30 aniversario de la FIL es buena ocasión para reflexionar en los desafíos para mantener su vigencia y “preguntarse cómo las voces de la FIL pueden ayudar a responder qué significa poner la cultura al servicio del desarrollo integral de la humanidad”.

 Al inaugurar la FIL de manera oficial, el secretario de Salud del gobierno federal, José Ramón Narro Robles, dijo ser un asiduo asistente a la feria que es un espacio para aprender de las diferencias, aún más con una región invitada como es América Latina, cuyos países están hermanados por la historia, la cultura, los idiomas, las aspiraciones y los principios.

 Afirmó que ahora, cuando el mundo está “urgido de utopías”, es importante “acudir a la literatura y encontrar en ella el aliento para avanzar en el diseño y construcción de dichas ilusiones”.

 Los funcionarios se refirieron a la muere del ex presidente de Cuba y líder de la Revolución de ese país, Fidel Castro, cuyo deceso significa “el fin de una época”, pues sus ideales y legado son un referente indispensable para la historia de América Latina.

 Narro Robles entregó el Premio FIL al escritor Norman Manea, primer autor en lengua rumana que gana el reconocimiento, quien en su discurso recordó sus orígenes en su natal Bucovina, Rumania y “el Apocalipsis” que vivió durante su traslado y estancia en un campo de concentración, que lo llevó a un exilio que prevalece hasta ahora.

Como sobreviviente, afirmó que “a pesar de la crisis de valores en la que estamos inmersos, son preferibles la imperfección y la inestabilidad de la libertad a una autocracia perfecta, opaca y glacial”.

 En la ceremonia de inauguración estuvieron presentes también el Maestro emérito y Doctor Honoris causa por la UdeG, el escritor Premio Cervantes 2015, Fernando del Paso; y el Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa.



Nota publicada en la edición 905

| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | Siguiente>>

Video