Foto: Archivo

Costa Sur

La primera playa incluyente del Pacífico


Con un proyecto colaborativo, actores sociales, gobierno e investigadores de la UdeG trabajan para convertir a Cuastecomates en una playa accesible para personas con discapacidad

Por Karina Alatorre
9 Mayo 2016

Investigadores del Departamento de Estudios Turísticos, del Centro Universitario de la Costa Sur, participan en un proyecto que busca convertir a la playa de Cuastecomates —ubicada en el municipio de Cihuatlán—, en la primera playa incluyente del Pacífico mexicano.

El proyecto surgió a iniciativa de la Secretaría de Turismo del Gobierno del Estado de Jalisco, Delegación Costalegre, y de manera inicial los académicos del CUCSur contribuyeron a identificar las características del mercado turístico de esa región, así como en el análisis de la calidad y profesionalización de los prestadores de servicio, principalmente restaurantes y hoteles.

“Otro de los objetivos es evaluar la competitividad de la prestación de servicios turísticos en relación a sus características de infraestructura, considerando indicadores nacionales e internacionales”, señaló Jesús Donaciano Medina García, jefe del departamento.

Explicó que uno de los retos es contar con una relación actualizada de los prestadores de servicios turísticos, para luego elaborar una propuesta de capacitación y sensibilización en la que éstos participen.

“Por lo pronto iniciamos con un primer taller, en el que trajimos a una maestra especialista en el tema de la inclusión. Ya tuvo un primer acercamiento con los prestadores para sensibilizar sobre la importancia del turismo incluyente”.

De acuerdo con Medina García, uno de los obstáculos es que existen prestadores de servicios que consideran que perderán clientes, por lo que “el reto es hacerles ver que este proyecto no significa que será un destino exclusivo para personas con discapacidad o de la tercera edad, sino al contrario, que se trata de incluir a todo tipo de visitantes, para lo que también se les presentaron otras experiencias a nivel nacional e internacional”.

Detalló que el proyecto se encuentra en la etapa de adecuación de infraestructura, tanto en restaurantes y hoteles, como en espacios públicos. Se ha logrado mejorar la accesibilidad en calles y banquetas con la instalación de guías podotáctiles para las personas ciegas y la implementación del sistema braille en mapas y cartas de restaurantes, entre otras medidas.

Por las características geográficas y ambientales de playa Cuastecomates, entre éstas el bajo oleaje, los especialistas consideran que tiene altas posibilidades de posicionarse en el mercado turístico, tanto en el país como en el extranjero.

“El oleaje no es tan fuerte. Es algo favorable, porque incluso se piensa que personas que requieren uso de silla de ruedas puedan disfrutar del mar, con un tipo de silla especial y unas rampas instaladas previamente”, dijo el investigador.

En otra etapa del proyecto buscarán que una vez implementado este modelo en playa Cuastecomates, sea replicado en playas cercanas, como Barra de Navidad y otras del corredor Costalegre, y posteriormente en otras playas del país.

“Es algo muy ambicioso, porque significa lograr que los receptores entiendan que no sólo es prestar un servicio: es solidarizarse con personas con discapacidad, que están en todo su derecho de disfrutar de la playa y de la naturaleza. Esperemos que esta sea una vía para brindar un trato más humano”.

Más adelante pretenden gestionar certificaciones que distingan a la comunidad como un área habilitada para atender a personas con discapacidad, así como certificaciones de playa limpia.

“Muchas veces sucede con otros proyectos, en los que se frenan los recursos y se detiene el proyecto, y parece que aquí han ido fluyendo de manera adecuada. Creemos que la primera etapa de adecuación de la infraestructura quede lista en un par de meses”, informó Medina García y agregó que en el proyecto están involucrados estudiantes de la licenciatura en turismo.

Además de la UdeG y la Secretaría de Turismo, participan en el proyecto el ayuntamiento de Cihuatlán, el Sistema DIF (municipal y estatal), así como otros organismos educativos y diversos actores sociales.

 



Nota publicada en la edición 878


Infografía