Foto: Jorge Alberto Mendoza

Primer Plano

Educación en el respeto de las costumbres


Con el objetivo de crear más oportunidades de estudio y laborales para las comunidades indígenas de Jalisco, la UdeG implementará el Bachillerato Intercultural Tecnológico, que empezará con las comunidades wixárikas

Por Wendy Aceves Velázquez
11 Abril 2016

Un programa educativo intercultural debe acercarse a las comunidades indígenas respetando su forma de ver el mundo, sin buscar imponerles una visión occidental, pero sí dándoles la posibilidad de acceder a la educación y por lo tanto a una mejor calidad de vida.

Por ello, con el propósito de ofrecer a las comunidades indígenas de los pueblos originarios de Jalisco oportunidades para estudiar el nivel medio superior y que esto posteriormente les permita incorporarse a trabajar o estudiar el nivel licenciatura, la Universidad de Guadalajara aprobó la creación del Bachillerato Intercultural Tecnológico en la modalidad escolarizada y bajo el sistema de créditos.

Este programa atenderá a la población indígena del estado que ha concluido los estudios de secundaria, particularmente a la comunidad wixárika, a través de dos orientaciones: Agropecuario y Forestal, y Diseño y Confección de Prendas de Vestir y Artesanías, ambas con un enfoque intercultural que fue elaborado con base en visitas a la zona Norte de Jalisco, entrevistas con indígenas y la revisión de las tendencias nacionales e internacionales.

También será bivalente, porque tendrá un área de formación propedéutica y un área de formación tecnológica; tendrá un alto sentido humanista y propiciará el desarrollo de proyectos culturales, deportivos y productivos para propiciar en los estudiantes su arraigo.

El Rector General de la UdeG, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, destacó la deuda histórica que tiene el estado con las poblaciones indígenas, por lo que la UdeG busca contribuir al “avance y desarrollo de estas comunidades”. Y es que un rasgo distintivo de la zona Norte de Jalisco, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), es su alto grado de marginación social. Ahí se ubican dos de los municipios más pobres del estado, Mezquitic y Bolaños, con alto rezago económico y pobreza, y con los más altos porcentajes de población indígenas. Por ello, el Bachillerato Intercultural Tecnológico buscará ser un motor para elevar la calidad de vida del pueblo wixárika.

El secretario académico del Sistema de Educación Media Superior (SEMS), Ernesto Herrera Cárdenas, refirió que “cada una de las dos orientaciones del programa representan en sí mismas una carrera técnica. Al ser un bachillerato tecnológico se forma a los muchachos para una actividad económica y, al mismo tiempo, para aspirar a cualquier licenciatura”.

Dentro de la oferta con enfoque intercultural en la zona wixárika se han identificado tres programas. El primero tiene su antecedente en 1995, mediante el cual el pueblo wixárika impulsó la propuesta de educación del primer Centro Educativo denominado Tatusti Maxakwaxi, así como en la elaboración de los contenidos educativos con enfoque intercultural. El segundo programa se imparte por el Colegio de Bachilleres en la comunidad de Tateikie en San Andrés Cohamiata y es un programa a distancia en el cual se encuentran inscritos 39 alumnos. El tercer programa intercultural se imparte en la comunidad de Tuapurie Santa Catarina Cuexcomatitlán, en donde se encuentra el Centro Educativo Bachillerato Comunitario Tamaatsi Páritsika, mismo que cuenta con Registro de Validez Oficial de Estudios; tiene 43 alumnos inscritos y la demanda promedio es de 55 aspirantes; han egresado tres generaciones con 27 jóvenes wixáritari en total.

Plan de estudios del Bachillerato Intercultural Tecnológico
En la elaboración de este programa académico participaron el SEMS, la Coordinación General Académica (CGA) y la Unidad de Apoyo a Comunidades Indígenas (UACI). Los trabajos de planeación llevaron casi un año, explicó en la pasada sesión ordinaria del Consejo General Universitario el director general del SEMS, Javier Espinoza de los Monteros Cárdenas, quien dijo que para lograr promover la identidad cultural y lingüística se brindarán facilidades para los estudiantes, así como la creación de albergues, becas y condonaciones.

Aunque en primera instancia se implementará en la zona wixárika, posteriormente se podrá abrir en otras zonas indígenas y crear más orientaciones, si son necesarias. Por ello, dijo Espinoza de los Monteros Cárdenas, este bachillerato intercultural forma parte de la política incluyente de la institución y reconoció la labor del Rector General en apoyar a los grupos vulnerables.

Sobre el plan de estudios, enfocado en un inicio a las comunidades wixárika, puede adecuarse a cualquier otra comunidad indígena o grupos originarios de Jalisco, detalló Herrera Cárdenas: “La gran apuesta del Bachillerato Intercultural es que ofrecerá la mayor parte del contenido en su lengua original con clases impartidas por profesores bilingües, de tal manera que la lengua no sea una dificultad tanto para la comunicación como para el desarrollo del pensamiento abstracto”.

Reconoció que el proyecto en este momento está enfocado más específicamente a las comunidades huicholas, “pero existe un detalle, que tienen un patrón de población muy disperso. En este momento tenemos presencia en una localidad donde se ofrece el Bachillerato General por Competencias, que es San Miguel Huaixtita, y el Bachillerato General por Áreas Interdisciplinarias en otra sede, modalidad mixta que implica que los estudiantes deban realizar actividades a distancia”. En ambos casos, mencionó Herrera Cárdenas, los jóvenes tienen desventajas, como que sus profesores sólo hablen español y además de la dificultad en el manejo del idioma encuentran obstáculos en el uso de las tecnologías.

En el plan de estudios de este nuevo proyecto intercultural se encuentra desde primero a sexto semestre Lengua originaria a la par de Español, “porque ellos deben también de ser formados en el español para que cuando realicen sus trámites a licenciatura atiendan las competencias en esta área”.

El Bachillerato Intercultural Tecnológico está planteado de manera presencial y tendrá una duración de seis semestres. La apertura de promociones se ajustará a la demanda y a las condiciones para satisfacerla de acuerdo a los usos y costumbres de la comunidad correspondiente, por lo que no estará sujeto a calendario fijo de ingreso sino que los calendarios serán flexibles, con la intención de ajustarlo a periodos específicos en los que tienen actividades ceremoniales que involucran a toda la comunidad, y “lo primero que queremos hacer con este programa es respetar sus costumbres”, refirió Herrera Cárdenas, y adelantó que para conformar la planta docente se tienen identificados a egresados del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) y del Centro Universitario del Norte (CUNorte).


La sede: Nuevo Colonia
Datos del censo de 2010 del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) refieren que existen 11 millones 132 mil 562 habitantes indígenas en el país. En Jalisco son un total de 51 mil 703 indígenas hablantes de Huichol, Náhuatl, Purépecha o Tarasco, Mixteco y Zapoteco, además de otras lenguas minoritarias.

La Comisión Estatal Indígena tiene identificadas 13 comunidades: nueve en el interior del estado y cuatro en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Las tres más grandes son wixárikas o Huichol y se asientan en las localidades de San Andrés Cohamiata, San Sebastián Teponahuaxtlán y Santa Catarina Cuexcomatitlán.

El Bachillerato Intercultural Tecnológico que ofertará la Universidad de Guadalajara estará situado en Nuevo Colonia, comunidad de Santa Catarina Cuexcomatitlán en el municipio de Mezquitic, que de acuerdo al INEGI tiene 319 habitantes con una relación de 1.17 mujeres por cada hombre. En Nuevo Colonia el 80 por ciento de los adultos habla alguna lengua indígena, alrededor de 55 mayores de 15 años son analfabetas, 66 no tienen ninguna escolaridad, 48 escolaridad incompleta, 18 escolaridad básica y 15 cuentan con una educación postbásica.

Para arrancar este proyecto, en el presupuesto ampliado 2015 de la UdeG se destinaron 20 millones de pesos para infraestructura: “Se va a construir una escuela nueva y un albergue, porque al estar los alumnos geográficamente dispersos a algunos les toma mucho tiempo llegar a la escuela”, dijo Herrera Cárdenas.

Con base a la cantidad de jóvenes que se tienen identificados, se planea abrir el programa con dos grupos de primero que alberguen 80 estudiantes en total. Año con año se podría aperturar un grupo para 40 aspirantes.

El Informe de Actividades 2015 del Rector General (marzo 2016) señala que “actualmente se diseña el proyecto ejecutivo del módulo sede de este programa en la región Norte del Estado, el cual iniciará actividades en el ciclo escolar 2016 B”.



Lo primero que quere- mos hacer con este programa es respetar sus costumbres
Nota publicada en la edición 874


Otros temas de interés