Foto: Jorge Alberto Mendoza

Primer Plano

Una oferta cada vez más amplia y diversa


La UdeG es la institución a nivel nacional con más programas reconocidos en el PNPC, con un total de 126. El reto a futuro es mantener y aumentar los posgrados en el nivel de calidad, y al mismo tiempo ofrecer un número mayor de opciones a los estudiantes para continuar su formación

Por Karina Alatorre
11 Enero 2016

Formar egresados con un perfil más completo y preparados para enfrentar el mundo laboral, generar investigadores que produzcan conocimiento y contribuyan al desarrollo de la sociedad desde diferentes ámbitos, son sólo algunos de los objetivos que cumple la Universidad de Guadalajara (UdeG) a través de la oferta de sus 210 programas de posgrado.

La institución busca brindar una abanico de opciones cada vez más amplio, diverso, pero sobre todo de mayor calidad, avalado por los organismos nacionales, principalmente el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), en el cual están reconocidos más de la mitad de sus programas, con un total de 126.

“Somos a nivel nacional la institución que tiene más posgrados reconocidos por el PNPC, ha sido una tarea institucional muy fuerte, y no sólo por aumentar el número sino por mantener a los que han logrado esta distinción”, afirmó la María Luisa García Bátiz, Coordinadora de Investigación y Posgrado de la Universidad de Guadalajara.

Además del reto permanente de que cada vez más posgrados sean reconocidos, la UdeG tendrá la tarea, este año, de que 52 de sus programas sean evaluados para refrendar su estatus.

“Nunca nos había tocado haber sido evaluados en tantos programas al mismo tiempo, todos los años hay evaluación, pero a los programas se les vence su reconocimiento de calidad en diferente momento dependiendo del número de años por los que se lo hayan dado, y ahora coincidieron estos 52, es un reto inmediato al que vamos a hacer frente trabajando en él”.

Por ello, la UdeG comenzó a impartir talleres para fortalecer la participación de los autodiagnósticos y de los planes de mejora de los posgrados, como apoyo  permanente durante el proceso mientras se publica la convocatoria, posiblemente en el mes de junio.

La institución, refirió la coordinadora, cuenta con apoyos económicos específicos para estos programas. Anualmente hay un fondo que se le da a cada uno de ellos, y a partir de este año está el fondo diferenciado que depende del nivel de reconocimiento de cada programa.

En este último punto radica otro de los desafíos de la Universidad, explicó García Bátiz: que los posgrados avancen en el nivel de reconocimiento que da el PNPC, que vayan del nivel de reciente creación al desarrollado y luego al de consolidación, para finalmente colocarse en el nivel más alto, que es el de competencia internacional, donde actualmente se encuentran sólo ocho posgrados universitarios.

Para lograrlo, la UdeG trabaja en la formación de sus académicos e investigadores, ya que el PNPC califica como algo muy importante el núcleo académico, quiénes son los profesores y en el caso de posgrados de investigación cuántos de ellos forman parte del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

“El programa y la investigación van de la mano, hay que tener investigación fuerte, con profesores de alto nivel, reconocidos dentro del SNI, que producen conocimiento para poder tener posgrados de calidad, y al mismo tiempo estos programas se vuelvan un instrumento de formación de nuevos investigadores”.

Posgrados al alcance de todos
“Estudiar un posgrado es un privilegio, pero no debe verse como algo exclusivo de sólo algunas personas, sino como algo que está al alcance de todos, ya que nuestra universidad ha hecho un gran esfuerzo por tener una oferta amplia y muy atractiva”, explicó María Luisa García Bátiz.

Agregó que aunque los posgrados tienen costo económico, cada centro universitario tiene sus políticas de condonación, y todos los posgrados del PNPC tienen acceso a la beca de CONACYT.

“Ya no es para unos pocos, a quien le interese cursar algún programa de posgrado tiene la posibilidad de hacerlo”.

Otro de los aspectos que se han ido modificando para que cada vez más jóvenes se interesen en cursar un posgrado, añadió la también investigadora, es la gran cantidad de programas que ya no son solamente orientados a la investigación, sino con orientación profesionalizante.

García Bátiz informó que hay áreas que son altamente demandadas, como las ciencias económico-administrativas, o las ciencias sociales, y hay áreas que tienen menos demanda como las ciencias exactas.

“Éstas son sumamente importantes, ya que para México son una necesidad, tener gente formada con un alto nivel académico en áreas de las ciencias exactas, en el campo de la salud y en la rama de la tecnología. Así que tenemos posgrados que tienen una demanda muy fuerte con una cobertura pequeña, y tenemos otras que por el bien del país nos gustaría tener más demanda”.

En el tema de equidad de género, la investigadora indicó que existen áreas del conocimiento “que están más feminizadas”, como las ciencias sociales o administrativas, mientras que en las denominadas ciencias duras la presencia de mujeres es menor.

Informó que del total de investigadores de la UdeG en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), las mujeres representan apenas un 38 por ciento, dos puntos encima de la media nacional.

“Se necesitan esfuerzos muy serios y permanentes para ir cambiando esto, generar políticas con una orientación de género para poder cambiar estos porcentajes de manera más clara”.

Actualmente todos los centros universitarios y el Sistema de Universidad Virtual (SUV) cuentan con programas de posgrado, la mayoría en modalidad escolarizada, a excepción del SUV, cuyos programas se desarrollan en línea.

“Nuestros programas —de acuerdo al área a la que están insertos—, utilizan lo más novedoso (en tecnología) para el desarrollo del programa. No es un asunto estándar porque cada uno tiene sus propias necesidades”, aseguró la García Bátiz respecto a la inclusión de la tecnología en las técnicas de enseñanza de los posgrados.



Nota publicada en la edición 863


Infografía