Foto: José María Martínez

Letras

El extremo misterioso de la condición humana


Breviario del vicio es el más reciente libro del escritor tapatío Manuel Fons, donde retrata la vida cotidiana y a personajes vistos en lugares de nuestra ciudad

Por Víctor Rivera
17 Noviembre 2014

Es difícil saber qué relato fue el que Manuel Fons concibió mientras viajaba en un camión, o cuál de todos los cuentos fue el que se le ocurrió cuando escuchaba la pregunta más larga y aburrida en un ciclo de cine (algunos de los lugares que le sirvieron de inspiración para los relatos que presenta); lo que sí es evidente es la forma absurda y humorística con la que están construidos cada uno de los personajes de las historias que componen el libro, publicado por la editorial Paraíso Perdido con el título Breviario del vicio, obra que reúne relatos cortos: “Son retratos de cosas que he observado en otras personas, o incluso en mí, pero narradas de una manera muy disfrazada”.

Breviario del vicio es el segundo cuaderno de historias que publica el autor, quien dice haber hecho una contraparte del anterior, que llevaba el nombre de Manuscrito hallado en un manuscrito. “Era un libro concebido mientras estaba yo estudiando Letras y estaba muy interesado en cosas muy relacionadas con la literatura, había cuentos metaliterarios, juegos de puestas en abismos, personajes muy intelectuales, músicos muy virtuosos. En este nuevo libro me interesé por hacer lo contrario: personajes deliberadamente triviales, caracterizados por sus vicios, por lo más desfavorecedor de su personalidad”.

El libro está contextualizado en una realidad actual, una narración contemporánea que sitúa al lector en un mundo cotidiano, muy similar al que cualquier persona se confronta día con día. Manuel Fons dice que en el texto hay una fuerte crítica social, sin embargo lo muestra de forma muy divertida.

“Es tratado —dice— con atisbos de humor que le dan dimensiones de mayor estética al producto. En el libro yo pensaba en una vida como la de muchísima gente donde todo se convierte en una especie de círculo vicioso terrible, vas y trabajas para poder comprar ciertos productos, pero como siempre estás viendo productos nuevos con nuevas funciones, pero que ciertamente son más caros y tienes que trabajar más para adquirirlos y la gente vive como una especie de hámster dando vuelta a su ruedita, traté de hacer eso: simular la velocidad en la era digital”.

Le pregunto sobre el motivo principal de haber escogido estos temas, que van desde lenguajes de redes sociales, personajes diversos como una ninfómana, un hombre que vende su cerebro por ebay, a otro que se cree John Lennon. Me dice que “casi todos los cuentos son retratos de cosas que ha observado en otras personas, por ejemplo, hay una sociedad medio distópica donde los sueños sí tienen precio…”.

Manuel Fons reflexiona un poco antes de seguir y declara que no sabe a ciencia cierta cuál fue el motivo de su elección, quizá un ejercicio personal de escritura: “A lo único a lo que llego es que es una condición humana muy natural el que nos atraigan mucho los vicios de las personas; por ejemplo, cualquiera que haya leído La Divina Comedia se queda fascinado con el infierno y se aburre con el paraíso, porque en el infierno están los rebeldes, los que transgreden, los que van más allá de la moral convencional, y en el mundo también, no es que queramos cerca a estos personajes, pero sí nos atrae mucho su vida y eso es lo que genera el chisme, es decir, si me das a escoger leer la vida de un santo y la de un asesino serial, casi todos escogemos la del asesino, porque ese extremo de la condición humana nos parece misterioso”.

Concluye: “Vayamos al punto de las utopías y las distopías, casi a todos nos atraen más las distopías, de hecho yo sólo he leído de utopías la de Tomás Moro, pero en las distopías hay un largo repertorio, uno puede ver a la sociedad descompuesta y ese es una especie de placer perverso”.

Breviario del vicio



Nota publicada en la edición 813


Otros temas de interés