Foto: Jorge Alberto Mendoza

La vida misma

Xel-Ha Carla López Méndez


Cambiar para escribir

Por Víctor Rivera
14 Julio 2014

La personalidad de Xel-Ha engloba la lectura, la poesía, la escritura y los viajes. En 2013 estuvo seis meses en Lleida, pequeña ciudad catalana que le dio la inspiración para escribir algunos de los textos que conforman Cartas de amor a mi amigo cerdo, ganador del Premio Nacional de Poesía Elías Nandino. Cuando regresa a México, visita San Cristóbal de las Casas, en Chiapas. “Fue un poco de contraste”, me dice, el mismo que se desprende de sus nombres, el primero maya, con significado de “origen del agua”, y el otro Carla, con una etimología germana. “Mi abuelo tenía un nombre maya, era Loli-Ha que según yo significa ‘flor y agua’. Mi nombre viene de él, el otro de mi padre”. Sus orígenes en la poesía se remontan a César Vallejo y a poetas como Edmond Jabès. Juega mucho con sus manos, toma objetos de la mesa y parece colocarlos en el viento: “Siempre que leo un poema surgen preguntas o inquietudes o intuiciones, pero éstas no son certezas, eso es lo que me gusta de la poesía por sobre los demás géneros, que provoca en mí intuiciones…”.

Vínculo
Siempre cambiar de sitio sirve para escribir, sirve para muchas cosas, aunque no lo busque, siempre me dan ganas de hacer algo, de moverme. A veces escribo a manera de homenaje a los sitios que han dejado algo en mí. Un poco Cartas de amor para mi amigo cerdo es como esta intención epistolar hacia ciertas anécdotas que marcaron mi manera de ver las cosas, entonces me siento y hay una necesidad como de diálogo con esa experiencia; aunque yo sé que esa experiencia quizá nunca me regrese eso que le escribo, para mí es suficiente querer entablar este vínculo a través de un texto. De vez en cuando, no espero a que la musa llegue ni tampoco esa frase frecuente que esté zumbando en mi cabeza, simplemente esa es mi manera de conversar con las cosas que me impactan o me apasionan o no comprendo.

Sonido
Cuando me pregunto yo misma: ¿qué es la poesía?, siempre son cosas distintas las que respondo, y cuando alguien más me la pregunta, sospecho que siempre respondo cosas distintas y nunca sé si estoy en lo cierto… la poesía es sonido y sentido, pero si te digo que es sonido y sentido, el propio lenguaje lo es, entonces, estaría contradiciendo mi propio significado de poesía, aunque quizá todo el lenguaje sea poesía, en este sentido, en el que en la poesía hay algo que es música y hay algo que es significado.

Cerdo
El libro es más bien lo que significa un cerdo en la cultura popular, biológicamente, simbólicamente. Un cerdo simboliza tantas cosas, entonces me parece que es la capacidad que tiene todo lo que hay en el mundo, de poseer esta ambigüedad y este carácter, el tener una multiplicidad de significados en diferentes épocas y, en ese sentido, el libro es mucho de mis experiencias personales y las cosas que he vivido y he escuchado alrededor de mi vida, un poco también, o un mucho, de aspectos, más bien de experiencias, en las que algo violento o algo cruel puede ser a la vez risible o tierno.

Juegos
Ahora leo a César Vallejo, lo leí por primera vez cuando estaba en la preparatoria, ahora genera algo en mí que antes no, que es esta compatibilidad con el texto, como si me permitiera entrar en juego con él y descifrarlo, como si fuera un juego integral, un juego de la mente, un juego de los sentidos.



Nota publicada en la edición 797


En su propia voz

Carla Xel-Ha López Méndez
Ganadora de Premio Nacional de Poesía Elías Nandino



Carla Xel-Ha López Méndez
Ganadora de Premio Nacional de Poesía Elías Nandino




Otros temas de interés

28 / Julio / 2014

18 / Julio / 2014

7 / Julio / 2014

30 / Junio / 2014

23 / Junio / 2014

16 / Junio / 2014

9 / Junio / 2014