Universidad
Un homenaje en vida
La UdeG festejó a la maestra Luz María Villarreal Millán, doctora Honoris causa, por sus 100 años de vida. Resaltan sus contribuciones en botánica, protección de la sierra de Manantlán y la enseñanza
Foto: Cortesía: CUCBA
Por Eduardo Carrillo
18 Marzo 2013

La Universidad de Guadalajara celebró los 100 años de vida de la maestra Luz María Villarreal Millán. La doctora Honoris causa por la máxima casa de estudios de Jalisco recibió el 11 de marzo, una medalla conmemorativa de manos del Rector general, doctor Marco Antonio Cortés Guardado.
En entrevista, Cortés Guardado calificó a “la maestra Puga” como un ejemplo de tesón, rigor intelectual y vocación pedagógica para todos los universitarios. “Es una mujer excepcional, que le dio prácticamente su vida productiva a la institución, a la que quiere mucho”. Es un “orgullo que la UdeG tenga como parte de su comunidad a personas de la talla y la grandeza de la maestra Puga”.
Durante un emotivo acto realizado en el Paraninfo Enrique Díaz de León, familiares, académicos, estudiantes y amigos de la homenajeada, le brindaron en varias ocasiones aplausos de pie. La maestra, visiblemente emocionada hasta las lágrimas, recibió la medalla y el reconocimiento de todos los asistentes.
El Rector general de la UdeG subrayó que la maestra Puga fue una de las artífices del descubrimiento del Zea diploperennis, una especie de maíz primitivo que dio pie a la declaratoria de la Reserva de la biósfera de Manantlán. “Se trató de un paso de gran importancia para la conservación de los recursos naturales en nuestro país”.
Durante el homenaje, el director del Instituto de Ecología del Bajío, Pátzcuaro, Michoacán, Jerzy Rzedowski, comentó que conoció a la maestra Puga en los sesenta, cuando ella decidió que su verdadera vocación era la botánica, actividad a la que dedicó casi el siguiente medio siglo de su vida.
“Fue cuando planeó dejar como herencia a Guadalajara un relevante centro de investigación y de conocimiento de la flora del occidente de México y no descansó hasta lograrlo”. Se trata del Instituto de Botánica, del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA).
Destacó que el herbario y el instituto fueron “el amor” de la maestra Puga. Subrayó su labor docente en la UdeG, desde 1964, donde inculcó la botánica a muchos alumnos, por lo que “llegó a ser todo un personaje en la vida académica de Guadalajara”.
El doctor Salvador Mena Munguía, rector del CUCBA, tras leer la semblanza de la maestra Luz María Villarreal, informó que el consejo del centro acordó por “aclamación”, imponer su nombre al auditorio de usos múltiples del CUCBA.
Villarreal de Puga es también maestra emérita de la UdeG. Su colección de plantas, hasta 2004, llegó a las 17 mil. A la maestra le han dedicado 22 especies con diferentes epítetos, y algunas otras están por publicarse. También le han otorgado 43 reconocimientos en diferentes ámbitos, 14 medallas, una presea, siete diplomas, dos litografías y dos condecoraciones.



Nota publicada en la edición 738


Otros temas de interés

13 / Noviembre / 2017

13 / Noviembre / 2017

13 / Noviembre / 2017

13 / Noviembre / 2017

13 / Noviembre / 2017

13 / Noviembre / 2017

13 / Noviembre / 2017