Estudiantes del CUCEI

    262

    La Universidad de Guadalajara desbancó al Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (Itesm) y a la Universidad Panamericana (UP), dentro del Primer concurso regional de robótica, al ser acreedores al sitio de honor.
    Entre estas universidades se jugó la final, además de la Universidad del Valle de Atemajac (Univa). En los resultados finales, el Tec. de Monterrey obtuvo el segundo lugar y el tercero fue para la UP.
    Los alumnos participantes por la Universidad, que son integrantes del Club de Robótica funciona desde marzo, en el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI). En este círculo comienzan a hacer sus primeros pininos. No cualquier estudiante puede ser integrante de este grupo. Tienen que cubrir ciertos requisitos como saber inglés, conocimientos de programación en computadora e internet, entre otros.
    Esta competencia fue organizada por la Cámara nacional de la industria de telecomunicaciones e informática (Canieti); el Consejo estatal de ciencia y tecnología de Jalisco (Coecytjal); Centro de investigación y de estudios avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav) y el Consejo nacional de ciencia y tecnología (Conacyt).
    El certamen consistía en resolver un problema mediante la construcción de un robot. La idea es que diera como resultado un autómata que visualizara varias latas, y que de manera inteligente tomara una por una para ponerlas en diferentes posiciones indicadas en un mapa grabado en el piso. Los botes, con frecuencia se caían, de ahí que el mismo tenía que tener cierta adaptabilidad a diferentes circunstancias.
    Los participantes que representaron tan dignamente a esta casa de estudios de Jalisco fueron: Juan Antonio Orozco Ramírez, Sergio Adolfo Elías Palacios y Raúl Enrique Pérez Frías, estudiante de ingeniería en comunicaciones y electrónica, de noveno semestre.
    Pero, la prueba para la semifinal les fue entregada a los alumnos un día antes a las cinco de la tarde. Tenían como plazo hasta la jornada siguiente para solucionar el problema.
    Para lograr ser vencedores, el trabajo de equipo fue muy importante para los alumnos que intervinieron. “Entre todos nos dábamos ideas”.
    Los académicos que asesoraron a los estudiantes fueron: Marco Antonio Pérez Cisneros, profesor titular del Departamento de Computación y de la División electrónica en computación, así como Alberto de la Mora Gálvez, director de la División de Electrónica y Computación.
    “En realidad los muchachos no necesitaron muchas indicaciones. Están muy bien preparados. Aquí hacemos garbanzos de a libra. En el CUCEI hay muchos jóvenes que tienen la motivación de querer ser, de destacar en su carrera, ése es nuestro orgullo”, indicó Alberto de la Mora Gálvez.
    La competencia fue dura. Participaron dos equipos del Tecnológico de Monterrey, uno de la UNIVA, otro de La Salle, de la UP y uno más del Iteso. Este último se retiró, informó Marco Antonio Pérez Cisneros.
    “Esto nos hace sentirnos muy vanidosos como docentes, porque la calidad de estudiantes que estamos preparando queda de manifiesto. Estos moceríos han sido mis mejores discípulos de robótica. Siempre su desempeño ha sido impresionante”.
    Los resultados del concurso –cuenta Marco Antonio Pérez Cisneros—impresionó tanto al Tecnológico de Monterrey, que “me abordaron al día siguiente y me ofrecieron trabajar en dicha institución de educación superior. A mi en verdad me dio risa porque me ofrecían el mismo salario que gano en la UdeG”.
    El concurso se desarrolló en las nuevas instalaciones del Cinvestav de nuestra ciudad.