El valor de la facultad

    52

    Hablar de la actualidad es necesariamente hablar de problemática: que si es la política, la educación, la religión, la corrupción, los jóvenes, hasta el fútbol tiene su problemática. Creo en la problemática mientras cause controversia, polémica; siempre que despierte nuestro pensamiento, creatividad y cause inquietud.
    El aspecto negativo es la facilidad con que fragmenta y vuelve delicadas las relaciones entre personas. De hecho se transforma en una pendiente que crece y se manifiesta entre amigos, compañeros, familia, colegas e inclusive profesores.
    Entonces –a veces- sacamos la última carta: la tolerancia. Lo hacemos para mantenernos al margen del respeto y la paz; esto tiene un valor importantísimo, pero aún así parece ser que nos mantiene a la orilla.
    Nadie está obligado a cambiar de proceder. Pero si no quieres quedarte en la línea que señala el respeto, sugiero con toda humildad que saques la primera carta de la que tienes facultad para la paz y el respeto, que es el entendimiento.
    Donde hay entendimiento, no se necesita tolerancia.