El peor crimen distinguido en la Iberoamericana

318

Jóvenes cineastas deben aprovechar al máximo las herramientas que proporcionan las universidades y dejar de lado el ego para trabajar en equipo, comentó la recién egresada del Departamento de Imagen y Sonido (DIS) del Centro Universitario de Arte Arquitectura y Diseño, Juliana Orea Martínez. “Los estudiantes de cine deben producir y producir, aprovechar durante toda la carrera las herramientas y el equipo que les otorga la universidad”.
Orea Martínez dirigió el cortometraje El peor crimen, que recientemente obtuvo el premio a “Mejor cortometraje de ficción nacional” en el Festival Kinoki 2016, que organiza la Universidad Iberoamericana.

En dicho encuentro cultural y académico participaron doscientos cortometrajes universitarios, de  los cuales sólo cinco pasaron a la final y, por último, los jueces eligieron al único ganador, que obtendrá premios sorpresa de los patrocinadores. 

La también becaria del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (CECA), comentó que para hacer cine es necesario tener un buen equipo, debido a que es una actividad que se produce en conjunto: “Yo sola no podría hacer un corto. Creo que parte de lo que aprendí en la universidad fue encontrar gente con quien colaborar y seguir haciendo proyectos, tal vez si no me toca dirigir en el próximo corto, me toca asistir la dirección, pero la idea es seguir sacando buenas historias”.

El peor crimen juega con el humor negro y la comedia, en cuanto a estética se pueden observar referencias al cineasta Wes Anderson. Es colorido y caricaturesco, debido a que los personajes son opuestos.

Orea Martínez explicó que uno de los más grandes retos que enfrentó la producción fue la elaboración del set, ya que en una sola locación fue grabado todo el corto, pero de nueva cuenta el trabajo colaborativo y la disposición de todos sus integrantes hizo posible la realización. 

En la producción de El peor crimen participaron un grupo de diez estudiantes, dos actrices y seis asesores.