El manejo de trasplantes

    373

    Después del niño ahogado, los cambios llegan. Digo esto por los cambios que realizarán en el Distrito Federal para el traslado de órganos, por aquello del tropezón que sufrió uno de los doctores que entusiasmado corría ante las cámaras para llegar a colocar el corazón a la paciente Erika Hernández Pérez, de 27 años. Órgano, como recordamos, cayó y rodó en la avenida, tras abrirse la hielera que lo resguardaba.
    Directivos del nosocomio aclaran que existen heliopuertos para realizar este tipo de maniobras. Por lo tanto, no tienen porqué interrumpir el tráfico en la ciudad capital. Entonces, ¿por qué no seguir el protocolo?
    Estamos conscientes que es una buena labor la donación de órganos para salvar la vida de muchas personas, pero considero que lo sucedido nos llama a todos a hacer nuestro trabajo con responsabilidad, siguiendo las reglas o normas laborales establecidas. De esta forma evitamos no sólo cometer errores, sino disciplinarnos profesional y personalmente para beneficio de todos.