El mal servicio de una ruta

    245

    Una línea de transporte de lujo que viaja de Tonalá a Plaza del Sol y hasta Miramar, ha dejado de prestar ese servicio de lujo que en un principio ofreció, y ahora solamente hace ese cobro de 11 pesos que es un cobro efectivamente de lujo, pero el servicio ya no lo es en realidad. Ahora la mayoría de sus unidades están deplorables: con los asientos rotos, muchas veces sin aire acondicionado y, sobre todo, con un servicio de cinco pesos, es decir: pésimo.
    De acuerdo a lo entendido, y que por mucho tiempo se nos dijo, estas unidades del transporte no deben permitir que vaya gente de pie, sin embargo eso es falso, pues llenan los camiones hasta más no poder; con las condiciones que tienen ahora, ya desvencijados, resulta un transporte excesivamente caro y fuera de toda ley. Si a uno le cobran por él un servicio de lujo, entonces como usuarios deberíamos recibir tanto el trato como un espacio adecuado a esa cantidad, sin embargo no es de ninguna forma así: los 11 pesos que todos pagamos no se desquitan, ni lo equivalen. Sería excelente que las autoridades tomaran cartas en el asunto, pues ya resulta un robo a ojos vistas el cobro que hacen, pues nada de lo que se exige a un trasporte de esa supuesta categoría se presta ya en el Tur. Lamentable es eso, y permitido por quienes deberían ordenar que se cumplieran las leyes de servicios a usuarios del transporte público… sé que es un milagro el que pido, pero no está mal soñar y pedir…