El alcoholismo

    878

    En un afán de diversión y de evadir la verdad sobre sus vidas, muchos jóvenes encuentran, con cualquier pretexto, el placer en el alcohol, lo que ha creado una importante alza en el consumo de los jaliscienses y mayormente en los tapatíos, lo que ha forzado a la autoridad a crear el CURVA. Medida, aunque un poco drástica, necesaria ante la falta de responsabilidad de los tomadores.
    Ojalá desinhibiera el consumo y no solamente “pasar el volante”, como se sugiere, pues no es suficiente pensando a futuro que el ser humano elija “cómo incurrir responsablemente en el exceso”, sino preferentemente, que no caiga en éste debido a su alto sentido de responsabilidad no sólo frente a la posibilidad de ocasionar un accidente fatal sino en su comprensión del mejor comportamiento, pues de la mano del alcohol se encuentra toda una lista de actitudes que crean un sin número de consecuencias que producen serios problemas y no sólo viales.
    Digamos que es un buen comienzo; en INRED, A. C. creemos que lo mejor sería que esta responsabilidad incidiera en el contenido de la cultura, por dejar cualquier clase de exceso.

    Artículo anteriorRubén Hernández Andreu
    Artículo siguienteEsas palabras las que matan…