El alcohol y el volante no van

213

Paramédicos, peatones, agentes de tránsito y sobre todo conductores alcoholizados, fueron representados por alumnos de la Preparatoria regional de Puerto Vallarta, quienes promovieron en la rambla Cataluña el programa “El alcohol y el volante entre los jóvenes no se lleva nada bien”, coordinado por el director de la preparatoria, doctor Armando Soltero Macías.
El objetivo del programa es ayudar a los jóvenes y adolescentes a darse cuenta de los riesgos que corren al mezclar el alcohol con el volante, por medio de la interpretación de situaciones en las que el conductor maneja con diferentes grados de alcohol, recreadas con el uso de goggles especiales que producen este efecto.
El equipo utilizado en este programa va desde los goggles hasta los vehículos en los que conducen –que para este objetivo fueron cambiados por unas pequeñas bicicletas– además de protección, como rodilleras, coderas y el vestuario que usan tanto los agentes viales como los paramédicos que acuden en caso de un percance. Este equipo costó a la preparatoria un total de 10 mil pesos. Sin embargo, para el maestro Armando Soltero Macías, “una vida que se salve, vale los 10 mil pesos”.
“Buscamos que se tenga una vivencia directa del trabajo que está desarrollando la escuela para poder prevenir en los jóvenes el consumo de alcohol, particularmente cuando ese alcohol está asociado a un volante”, dijo la directora del Sistema de Educación Media Superior (SEMS), maestra Ruth Padilla, quien también asistió a la presentación del programa.
Otro de los asistentes fue el investigador del Departamento de Salud Pública, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud, doctor Alfredo Celis de la Rosa, quien indicó que el consumo de alcohol, incluso en pequeñas cantidades, aumenta considerablemente el riesgo de un accidente vial.