El acecho a Wirikuta

    440

    Me desconcertó la noticia de que las autoridades federales nos hayan mentido, afirmando deshacerse de las concesiones de Wirikuta. ¿Es posible que seamos tan inconscientes, que permitamos que se burlen de nosotros? No somos desinteresados de lo que ocurre en nuestro territorio.
    ¿Qué hacen los huicholes ante esto? ¿Quién protesta? Esto no sólo afecta al grupo indígena, sino también al país. Esto sólo es un ejemplo de los tantos movimientos que realiza el gobierno y que no cuestionamos como sociedad.
    El medio ambiente está en riesgo: qué pretenden con ocultarnos lo que es evidente. Si nos dejamos, esto continuará y perderemos el derecho de ser ciudadanos por nuestra participación con libre expresión en las acciones de los líderes.
    ¿Y a mi qué con lo que pasa en Wirikuta? Yo no vivo ahí, dirán algunos. Si no les interesa que se viole el libre pensamiento religioso del ser humano, que no se respete la ideología de cada cual, entonces hagámoslo por nuestro orgullo. ¿Es posible permitir que empresas extranjeras exploten nuestros recursos y todavía nuestro propio gobierno se alíe y pretenda engañarnos? Ya es una historia que todos conocemos: el pueblo mexicano se alimenta de dichas empresas, la economía del país se sustenta en éstas. Por desgracia así es, pero éste sigue siendo nuestro país, el lugar donde vivimos y deben existir límites.
    ¿Quién está a cargo de esto? El mismo estado de San Luis Potosí vende parte de su cultura: ¿qué se puede esperar? ¿Qué pasará después si las empresas mineras continúan con su cometido? Una vez más nos atan los que deberían estar para servirnos. Para el ser humano es un golpe duro quitarle su libertad y pisotear sus creencias.