El Reich a la vuelta de la esquina

    358

    Gana Trump y todos se quejan. Tienen miedo. Están pensando en las consecuencias. Pero ¿cuando había que ir a votar para evitar la catástrofe, dónde estaba toda la gente? ¿Dónde estaban los jóvenes que ahora hacen memes y critican en las redes sociales? ¿Por qué no fueron a votar, y tampoco los grupos étnicos que más se verán afectados por la política del magnate?

    Pasó lo mismo que con el Brexit: los “opinionistas” y “activistas” de las redes sociales, los que suman seguidores por sus p… en twitter y Facebook, los “jóvenes”, han dejado las decisiones y el futuro del país, Su futuro, en mano de una minoría anticuada, retrograda, racista y fanática.

    Ahora ya están viendo las consecuencias: niños que le dice a su compañeros latinos que se cambien de escuela, que la suya “es para blancos”; o grupos de blancos acosando a una mujer afroamericana diciéndole que Trumpo la va por fina a deportar a África.

    Lástima, que la historia no enseñe nada. Hay bonitas frase: “Quien no conoce su historia, volverá a repetirla”; “La historia se repite siempre dos veces: la primera como tragedia, la segunda como farsa” /ésta es Marx); que se pueden aplicar a lo que pasó en Estados Unidos.

    No repitamos errores, sobre todo el de la indiferencia. Recuérdese que así empezó el mayor horror de la historia: un pequeño grupo xenófobo, con ideal de rescatar el país de una crisis y creando chivos expiatorios: el mundo y los judíos no se lo creyeron, mientras todo esto iba creciendo bajo sus miradas atónitas e incrédulas: los Reich siempre están a la vuelta de la esquina.