Detener la diabetes

    464

    Reducir gastos en atención médica y postergar las complicaciones de la diabetes es posible: la clave es la prevención, comenta Noé González Gallegos, nutriólogo y profesor del Centro Universitario del Norte.

    Lo importante es detectar la enfermedad en un estadío previo, para poder detener la velocidad con la cual se desarrolla.

    Una investigación que realizó en la zona Norte de Jalisco, reveló que alrededor de 20 por ciento de la población presenta prediabetes, “que se detecta cuando el paciente presenta la glucosa alterada en ayunas o intolerancia a la glucosa oral. Es decir, que la persona no tiene niveles tan elevados para diagnosticar diabetes, pero que sí están fuera de la normalidad”.

    Quienes presentan prediabetes tienen una probabilidad alta de desarrollar la enfermedad. Sin embargo, “con algunas medidas dietéticas, con actividad física y con cambios en el estilo de vida —como dejar de fumar, y manejar el estrés y la ansiedad— ésta se puede revertir o por lo menos detener la velocidad de su progreso”.

    Agrega, “si a una persona con glucosa alterada se le iba a poder diagnosticar en uno o dos años diabetes, con medidas preventivas podemos postergar cinco o más años, tanto el desarrollo de la enfermedad como sus complicaciones”.
    González Gallegos y un equipo de estudiantes de enfermería del centro universitario, aplicaron 423 pruebas de glucosa capilar a adultos, investigando factores de riesgo como el sobrepeso, la circunferencia de cintura, el hábito del tabaco y del alcohol, hipertensión, la edad y patrones dietéticos.

    En cuanto a la diabetes, explica el nutriólogo que “no es que esta zona sea diferente del país. Está igual de mal: la prevalencia de diabetes resultó ser del 10.6 por ciento, que es el promedio que tenemos en México”.

    Datos de la Secretaría de Salud muestran que la prevalencia de diabetes se duplicó en los últimos 12 años, por lo que se considera a la enfermedad y a los factores de riesgo que la provocan como una emergencia de salud pública.

    “Es importante detectar en un estadío previo a la enfermedad”, dice González Gallegos. “Generalmente la diabetes cuando se diagnostica, ya tiene cinco o seis años de evolución: la glucosa no había estado tan elevada como para presentar síntomas, pero sí para causar daños en el endotelio capilar, que es la piel que recubre todas las venas y las arterias”.

    En cuanto a la zona Norte del estado, el académico afirma que “los datos de la investigación nos dicen que, si bien con el diagnóstico de diabetes en ayuno se está detectando que uno de cada 10 habitantes de la región presenta este problema, estamos dejando al 20 por ciento de la población sin atender, porque no está siendo detectada, tratada y ya tiene alteración de la glucosa”.

    “Esto representa un cambio de paradigma y de modelo de atención. Los profesionales de la salud estamos preocupándonos cada vez para aquellas personas que si bien no presentan diabetes, sí tienen la posibilidad de desarrollarla en un futuro. Esto es prevención de la enfermedad o cuanto menos sirve para postergar sus complicaciones”.

    Explica que otro impacto de la prevención es sobre el gasto en salud, ya que ahora más del 80 por ciento de los recursos se va en la atención de las complicaciones de la enfermedad, que es sumamente discapacitante: daña los ojos, los riñones y aumenta el riesgo de infarto.

    “La mayor parte del dinero se va para tratar estas patologías en los hospitales, y este costo elevado deriva de que no se está haciendo prevención primaria, es decir, antes de que aparezca la enfermedad, cuando la persona ya tiene factores de riesgo, pero todavía no aparece diabetes diagnosticada. Allí es donde se debería actuar y destinar más recursos”.

    Concluye: “Hay expertos en salud que dicen que esta generación podría ser la primera que no sobreviva a sus padres: tenemos una epidemia de obesidad y de enfermedades cardiovasculares, que son generacionales, porque tienen que ver con patrones de alimentación determinados, falta de actividad física y un desarrollo importante de enfermedades crónico-degenerativas”.

    Artículo anteriorIngresan 24 planteles más del SEMS al Sistema Nacional de Bachillerato
    Artículo siguiente“Latinoamérica la muralla con la que topó el mundo”