De la moda lo que te acomoda

235

Arquitecto de la moda, innovador por excelencia y creador radical, son algunos de los calificativos con los que se han referido a Cristóbal Balenciaga (Guetaria, País Vasco, 1895-Valencia, 1972), uno de los modistos más importantes en la historia y que elevó a un nivel superlativo la forma de diseñar, con su magistral técnica de corte y fineza en sus acabados.

La obra de este excepcional artista llega al  Museo de las Artes (MUSA) de la Universidad de Guadalajara, en colaboración con el Museo de Arte Moderno (MAM) y el Museo Cristóbal Balenciaga de Guetaria, España.

Se trata de una muestra que reúne un conjunto de dieciséis piezas de indumentaria, de las cuales ocho provienen del País Vasco, específicamente del Museo Cristóbal Balenciaga, y el resto de colecciones privadas, entre vestidos, tocados, sombreros, mascadas y cincuenta y ocho bocetos de Balenciaga con propuestas que hacía a sus clientas.

“Y para hacer un diálogo con México hay trece retratos que vienen de la colección del MAM, y también de colecciones particulares, cinco de ellos son de Diego Rivera, retratos de aristócratas de la época, de la primera mitad del siglo XX, y en ellos vemos las aspiraciones y deseos de esta clase social de México. También un documental sobre este diseñador y unos fragmentos de una película donde aparece María Félix con tres vestidos de Balenciaga. Y vienen también retratos de Siqueiros, Orozco, Rosa Rolanda, Abraham Ángel, Francisco Camps-Ribera, Carlos Orozco Romero, e imágenes que amablemente nos prestaron de la revista L’Officiel”,  explica Laura Ayala Castellanos, coordinadora de exposiciones del MUSA.

Con este tipo de muestras el MUSA da crédito a artistas que se expresan en diferentes disciplinas y soportes. En este caso, este virtuoso se manifiesta a través de creaciones que se llevan puestas y cuyos principios tienen que ver con un conocimiento anatómico y del comportamiento de materiales y de los cortes.

Ayala Castellanos señala que Balenciaga rompió una serie de usos y propuso una forma diferente de utilizar los textiles, le dio un vuelco completo a lo que se hacía en ese tiempo y por eso se volvió referencia para los grandes modistos.

“En el MUSA procuramos que el programa expositivo y los contenidos que presentamos tengan vinculación con lo que hace nuestra comunidad universitaria. La idea de presentar a Cristóbal Balenciaga en el MUSA es que de alguna manera nos vinculemos con los estudiantes de la carrera de Diseño de modas de la universidad. Qué mejor manera para apoyar a la formación de estos jóvenes que con una exposición de uno de los modistos fundamentales para la indumentaria a nivel mundial”, apunta.

La  curaduría es de Javier González de Durana, ex director del Museo Cristóbal Balenciaga. La exposición está cimentada en una investigación muy profunda, pues permite valorar a la moda como un fenómeno cultural inserto en las inquietudes de aquella época.

“Creo que todos nos vestimos y finalmente de todos estos progresos que hacen los grandes modistos a nivel mundial nos beneficiamos con ropa más cómoda, con el empleo de otros tejidos, de otros colores. Hasta la gente que le importe menos cómo se viste, se viste. Y la forma de vestir comunica aspiraciones e ideas. Hay que pensar en Balenciaga, en Europa, en la posguerra, que querían esas mujeres, a qué aspiraban”,  añade.

Y es que tanto fue el éxito de este creador español entre la alta sociedad mexicana, que grandes actrices como Dolores del Río, María Félix y Silvia Pinal portaban sus diseños. Por eso esta exposición ilustra ese vínculo con la evolución del gusto y el auge del retrato burgués en el siglo pasado.