De la comunidad para la comunidad

193

Con la intención de construir una sinergia que permita crear proyectos colaborativos solidarios y de alto impacto y, a su vez, prácticas que fomenten a la cultura de la inclusión, del 29 de noviembre al 1 de diciembre próximos el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) será sede del Octavo Encuentro de la Red Interuniversitaria Latinoamericana y del Caribe sobre Discapacidad y Derechos Humanos.

En el encuentro, nombrado “De la comunidad para la comunidad. Accesibilidad académica y participación estudiantil”, participarán distintos países de América Latina, informó Mark Jonathan Camacho Escatel, auxiliar de investigación en la Cátedra UNESCO “Género, liderazgo y equidad”, adscrita a la Universidad de Guadalajara (UdeG), y miembro de la Red Interuniversitaria Latinoamericana y del Caribe sobre Discapacidad y Derechos Humanos.

Esta actividad se sumará a los esfuerzos que ha realizado la UdeG en esta materia. Tendrá cuatro ejes temáticos: Políticas institucionales inclusivas para personas con discapacidad en la educación superior; Buenas prácticas y uso de la tecnología como estrategia de inclusión para personas con discapacidad en la educación superior; Tutorías inclusivas y ajustes razonables en el entorno universitario para personas con discapacidad, y Participación estudiantil en la inclusión de personas con discapacidad en educación superior.

Sandra Katz, coordinadora de la red, destacó la importancia del trabajo colaborativo entre estudiantes, docentes y trabajadores de diferentes universidades latinoamericanas.

“Nos permite fortalecernos, conocer qué se hace en otras instituciones y fomentar el trabajo articulado desde una mirada en clave de derechos humanos y con un carácter latinoamericano, donde, sabiendo la falta de recursos, de políticas e inequidades, cada uno de los participantes logre comprender que es un actor social que no está solo, sino que es parte de una red”.

Camacho Escatel, egresado de la licenciatura en Administración del CUCEA, dijo que “en este espacio, cada persona como especialista, actor o alumno con discapacidad, hablará 15 minutos. Se forman paneles de acuerdo con los ejes, y todos abonan desde su perspectiva. Después, en una mesa de trabajo se valida el contenido y detectan necesidades que derivan en propuestas”.