DISTURBIA

    386

    Después de la muerte de su padre, Kale (Shia LaBeouf) se convierte en un chico silencioso, retraído y perturbado hasta el punto de que un juez ordena su arresto domiciliario. Su madre, Julie (Carrie-Anne Moss), trabaja día y noche para mantener el hogar, pero su único agradecimiento es la indiferencia. Las paredes del domicilio empiezan a oprimir a Kale, quien acaba convirtiéndose en un mirón, a medida que empiezan a interesarle los pequeños acontecimientos que puede seguir a través de las ventanas de su casa.