Crisis y creatividad

    717

    Los medios de comunicación se han encargado de informarnos acerca de todo lo que sucede en torno a la crisis, nos dicen de las empresas que han despedido a miles de empleados, del incremento en los precios de los productos básicos, de la angustia de miles de familias, del crecimiento nulo en la economía y de muchos otros datos reales que alimentan nuestro pesimismo.
    En primer lugar, debemos establecer una definición de la palabra crisis. La crisis no es el acabóse total, simplemente es un reacomodo de las personas, de las empresas y de los países.
    Los cambios ocurren porque la estructura de la economía está sostenida con alfileres y llega el momento en que no puede sostenerse y simplemente se cae y como no tenemos la educación adecuada para sobreponernos a los cambios es que vienen las grandes transformaciones que a muchos los toma desprevenidos.
    Los cambios bruscos en la economía no sucederían si todos estuviéramos realizando actividades productivas y racionales y con la conciencia de las actividades de los demás.
    La realidad es que mucha de la población depende de la productividad de unos pocos y cuando éstos pocos caen, también caen los que no son productivos. No se puede culpar sólo a éstos porque la responsabilidad es del sistema en que vivimos y creo que todos estamos en él.
    Los modelos políticos, educativos, culturales, sociales y periodísticos que hemos seguido fielmente ya no sirven, ya no funcionan, ya dieron de sí. Es tiempo de cambiar por otros que realmente nos sirvan. Es tiempo de crear otros modelos que nos ayuden a despertar de esta larga pesadilla que hemos vivido como humanidad.
    ¿Qué hacer? Al principio mencionaba de lo que nos informan los medios de comunicación en el sentido de que el crecimiento de la economía va a ser nulo, ¿eso quiere decir que los mexicanos no vamos a crecer?
    Ciertamente muchos van a disminuir sus ingresos, pero habrá otros  que los aumenten  gracias a las nuevas necesidades de nuevos productos y de nuevos servicios que seguramente ya están empezando a producirse.
    En este tiempo hay necesidad de informarse acerca de cómo actuar ante la crisis y hay quienes tienen la información y por supuesto que la venden a buenos precios, esos son unos de tantos que ganan más dinero gracias a la crisis.
    Existe un concepto del que nadie habla que se llama: nivel de necesidad. En toda crisis aparece el nivel de necesidad que hace que se active todos los mecanismos para sobrevivir.
    La segunda Guerra mundial fue la que impulsó los grandes cambios en todas las tecnologías que ayudaron a incrementar el nivel y calidad de vida de la mayor parte de los europeos. Por supuesto que para realizar los grandes cambios se requiere que la población tenga un determinado nivel de educación para ir haciendo las innovaciones que la sociedad requiere. Si no generamos la capacidad para innovar, sufriremos las consecuencias como nación.
    La crisis será un reajuste en las personas y en las empresas, quienes carezcan de la preparación necesaria se relegarán, pero los que tengan la preparación adecuada se convertirán en los grandes innovadores en todos los campos.

    Artículo anteriorílvaro Abitia
    Artículo siguiente¡Ya basta!