Con Fecha de caducidad

    319

    Tal parece que por fin la realizadora tapatía Kenya Márquez filmará su primer largometraje: Fecha de caducidad, una película con humor negro y un tema obsesivo.
    El proyecto quedó en receso a partir de que la realizadora tomó la dirección de la Muestra de Cine Mexicano de Guadalajara en 2002.
    “Regresar a la parte creativa fue complicado porque no fue hecho con varita mágica. Necesité un periodo de descanso, desestresarme. El festival es un evento fuerte”, señaló Kenya al platicar sus proyectos de este año.
    Kenya, junto con el guionista Alfonso Suárez, ha redactado 14 versiones de Fecha de caducidad. Hizo melodramas y otros géneros de cine, pero se decidió por su típico humor negro, “para qué negar el estilo”.
    A este sentido del humor, que caracterizó las producciones anteriores de Kenya, como Cruz (1999) y La mesa servida (2001), se sumarán nuevos elementos en el desarrollo de la cinta, entre ellos la forma de organizar la historia.
    Fecha de caducidad ha rondado la mente de Kenya desde hace más de cuatro años. Trata sobre tres individuos obsesivos, pero con distintos grados de manía. El personaje principal pierde a su hijo. La desgracia acarrea otros sucesos para los tres primeros actores, pero “es un juego de puntos de vista entre ellos, y sobre cómo ciertos acontecimientos marcan la vida y las obsesiones”.
    La futura directora señaló que los actores probables serán Damián Alcázar y Ana Murguía. Los intérpretes secundarios se fijarán cuando el guión de la cinta sea definitivo. El rodaje tendrá lugar a finales de año: cuatro semanas en distintos puntos de Guadalajara y otra en el Distrito Federal.
    El plan es costear los gastos de producción con tres o cuatro millones, pues nadie del equipo de filmación cobrará un quinto, ni el camarógrafo ni el guionista, productor o director.
    “Voy a intentar solo producir el largometraje, es decir, obtener los recursos hasta para el revelado de la película. Intento que sea como en cooperativa, o sea que ninguno de los que participemos cobremos por nuestro trabajo, sino por puntos en la película.
    “Calculamos gastar tres o cuatro millones de pesos. Es barato para los cánones de producción actuales. Hay una posibilidad que el Festival de Gutenberg aporte para la postproducción de la cinta. Eso es una tranquilidad para mí. Metí el proyecto a varias fundaciones y estoy en espera de los resultados de apoyo.
    “Siempre he trabajado mis proyectos de forma independiente. No me asusta levantar algo así. La idea es que participemos en la Muestra de Cine Mexicano de 2007”.

    Calentamiento
    Antes de rodar Fecha de caducidad, Kenya Márquez producirá y realizará dos cortometrajes: Larga distancia y Nopales y guajolotes.
    “Dirigir Nopales y guajolotes es cambiar lo que he hecho en mis cortos anteriores, con una narrativa más compleja. Quería probar un estilo de dirección. Normalmente me voy a los opuestos. En este caso es una historia con solo dos personajes, más intimista, pocos diálogos, en un escenario pueblerino”.
    Ambas cintas serán filmadas en febrero.