Comienza la temporada de huracanes

    107

    En 1988 el huracán Gilbert(o), tenido como el más grande y de mayor fuerza del siglo XX, alcanzó vientos de más de 300 kilómetros por hora, castigó con toda su intensidad las islas Caimán, Cuba, Haití, Jamaica. Después llegó a las costas de Tamaulipas y entró a tierra para afectar la zona conurbada de Monterrey. El saldo fueron cientos de desaparecidos y cuantiosos daños materiales.
    “Esta es una muestra de lo que puede suceder cada año en las costas de México durante la ‘temporada de ciclones’, que en el Atlántico empieza el 1 de junio y en el Pacífico el 15 de mayo y se extiende hasta el 30 de noviembre”, afirma el doctor íngel Reynaldo Meulenert Peña, director del Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM), de la Universidad de Guadalajara.
    Este año el primer huracán detectado fue Adrián, que con categoría uno tocó las costas de El Salvador y “siguió una trayectoria atípica, fuera de lo normal”.
    Este país centroamericano no había sido tocado por ningún huracán desde 1966. Pasaron casi 40 años para que llegara otro, ya que las trayectorias de los huracanes en el Pacífico difícilmente enfilan hacia América central”.
    Meulenert Peña aclara que no porque un huracán se movió de manera poco normal, “todos los demás harán lo mismo, como algunos andan diciendo por ahí. Un huracán no guarda relación con ningún otro”.
    “Quiero aclarar que es imposible saber cuántos huracanes habrá en una temporada. La gente debe estar preparada, porque un posible desastre no depende del número de huracanes, sino de su magnitud. Ningún pronóstico puede asegurar cuántos llegarán a determinada zona”.
    Lo más inteligente es que la población esté preparada, “que las personas y autoridades nunca bajen la guardia”.
    Explica que los “ciclones tropicales con nombre” en promedio son 10 al año, en el Atlántico, y 15 en el Pacífico.
    “La temporada ciclónica pasada, en el Pacífico, podríamos clasificarla de baja actividad, ya que aunque la media es de 15 huracanes, solo hubo 12.
    “En el Atlántico fue muy activa, porque la media es de 10 y hubo 15. Lo curioso del caso radica en que los tres huracanes más intensos del año pasado golpearon la misma zona: Florida”.

    Nombre de los huracanes
    La Organización Mundial de Meteorólogos (OMM), perteneciente a Naciones Unidas, otorgó la facultad al Servicio meteorológico de Estados Unidos, para que fueran los rectores en esta área del norte y Centroamérica.
    Cada año los países de la zona se reúnen en diferente sede. Este año correspondió a Costa Rica; México fue anfitrión el año pasado”.
    Meulenert Peña añade que por acuerdo entre los servicios meteorológicos del área, en este caso desde Canadá hasta el Caribe y América central, elaboran una lista de los nombres con que asignarán a los huracanes durante la temporada.
    “Las listas ya están hechas desde años atrás. Cada seis los nombres se repiten, es decir, los de este año serán los mismos dentro de seis, excepto los de aquellos que fueron muy destructivos, como el Gilbert o el Mitch”.
    Cada servicio meteorológico hace un análisis de los huracanes que azotaron a su país y si alguno les causó muchas pérdidas, no repiten el nombre, porque puede traer malos recuerdos a la población.