Carlos Kristian

    760

    Dónde está Dios: lo van a encontrar con el trato con los demás, cuando ayuden a alguien, cuando visiten a un enfermo; donde dos o tres se reúnan en su nombre a platicar y a comentar sobre él, ahí va a estar. No es solamente su presencia en la ruedita (la hostia de la Eucaristía).
    Vivir sin Dios: no vivo de esto (escribir sobre Jesús de Nazareth). Yo trabajo con mis hijas que tienen un negocio de cosas infantiles. Como extra siempre he pintado cuadros, pero ahora por dar preferencia a esta serie de 10 libros no tengo tiempo para pintar. He vendido ya unos 700 ejemplares del número uno.
    En el comienzo: en la contraportada de los libros cuento cómo se inició. Desde la Edad Media hubo diferencias entre los manuscritos. No fue hasta 1778 cuando se descubrió algo importante en unos libros que publicaron en Alemania, los cuales mostraban a un Jesús que no está en los evangelios.
    Diferencia evangélica: Lucas, Marcos y Mateos presentan un Jesús típicamente judío. El evangelio de Marcos, escrito hacia el año 90, ya presenta un Jesús tipo griego que da grandes discursos y en el que se pone adelante del mensaje que traía. Allí surge la investigación sobre ¿quién es Jesús?, ¿qué quería?, ¿por qué estas diferencias tan grandes? En 1943, Pío XII sacó una encíclica al ver los hechos que se estaban descubriendo. Entonces recomienda encarecidamente que, para el estudio de las sagradas escrituras, se utilicen los métodos críticos y científicos, y no se dejara de aprovechar ningún dato para averiguar lo que originalmente quisieron decir los textos bíblicos.
    Desde hace medio siglo: en los últimos 50 años me interesé por estos, debido a ciertos sacerdotes que me orientaron y otros predicadores que tocaban tales temas. Empecé a investigar y decidí ahora darlo a conocer al público.
    Cuando Jesús estuvo en la Tierra: Jesús vino a dar a conocer hace 2000 años, el verdadero carácter de su padre Yahvé. Nos han presentado a un Dios que castiga, con un infierno para atormentar a quienes no lo siguieron, cosas que a Jesús ni por aquí le pasaron. Él vino a traer un nuevo proyecto de vida, que él lo condensaba con el Reino de su Padre. Con esa frase del Reino de Dios, los evangelios tienen más de seis mil 500 palabras en las que explican ese proyecto de vida. Eso no nos lo dicen con el estilo de Jesús. Se ha ido más bien deformando en las devociones, las prácticas piadosas y el mensaje auténtico no lo tocan en la forma en que él lo trató en los evangelios. Las parábolas fueron cambiadas porque los discípulos pensaron que Jesús iba a regresar muy pronto.
    Proyecto de vida: consiste en un cambio radical en la forma de actuar. Este se divide en dos partes: cómo debe ser la relación con Dios y la otra, cómo debe ser el trato con las demás personas. Conforme a eso, se da uno cuenta que Jesús predicaba que no nos preocupemos por el mañana sino por vivir cada día y ayudemos al que está más amolado. Automáticamente, las otras cosas por las cuales nos preocupamos se van a ir arreglando poco a poco. Él le llama la añadidura.
    Entrar en contacto: Jesús se dio cuenta de que antes rezaban y tenían un orden fijo de oración… a tal hora, se hincaban, abrían los brazos. No. Jesús les dijo: “¿quieren entrar en contacto con mi padre?, enciérrense en su cuarto. Ahí en lo secreto platiquen con él y no usen muchas palabras, no grandes rezos. Antes de que abran la boca, mi padre sabe lo que necesitan”. Los sacerdotes conocen todo esto, leen todo esto, ¿por qué no lo dicen?. Un sacerdote me contestó: porque se nos cae el pecado original.