Alertas en tiempo de lluvias

295

El Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM) de la UdeG ya opera un radar meteorológico Doppler, con el cual detectarán tormentas, granizadas, huracanes a corto plazo, lo que permitirá realizar acciones preventivas y salvar vidas humanas.
Hermes Ulises Ramírez Sánchez, director del IAM, destacó que en la actualidad el Servicio Meteorológico Nacional tiene una red de nueve radares. Sin embargo, algunos están obsoletos y deben sustituirlos. Este es el único radar manejado por una universidad mexicana.
Un radar es un instrumento que utiliza las frecuencias de radio para localizar objetos, en este caso meteorológicos, para medir su distancia, velocidad, cantidad, entre otros parámetros, agregó el académico durante una rueda de prensa y un posterior recorrido a las instalaciones del IAM.
El rector del CUCEI, César Octavio Monzón, destacó que este instrumento fue adquirido por la UdeG y el gobierno del Estado de Jalisco.
Dicho equipo ya está instalado y en funciones. Sólo faltan algunos ajustes de sistemas y procesamientos de datos. Desde enero realizaron las primeras pruebas, y ya hubo un proceso de capacitación al personal que lo va manejar. “Esperamos que opere en su totalidad en la época de lluvias”.
Ramírez Sánchez comentó que el radar universitario es de banda c, trabaja a 4.8 GHZ de frecuencia y una longitud de onda de 1.75 a 7.5 centímetros. “Está compuesto por un emisor o transmisor, que tiene su antena; un receptor con su antena propia y un sistema para visualizar la información”.
“El transmisor lo que hace es emitir pulsos de radioondas de alta frecuencia a través de su antena. Éstas viajan a la velocidad de la luz y si se encuentran un objetivo meteorológico, refleja parte de la energía hacia la antena, la cual es captada y amplificada, para después poder verla a través de un monitor”.
El radar tiene un alcance de 500 kilómetros a la redonda en el modo de reflectividad y 250 kilómetros en el modo de velocidad. Con este rango de acción se podrá tener información meteorológica de todo Jalisco y algunas zonas de los estados circunvecinos. Con ello se podrá prevenir, “con ciertas horas de antelación un evento de gran magnitud, desde el punto de vista meteorológico”.