Acerca de La gaceta

    423

    Al repasar las páginas de la reciente edición de La gaceta (14-01-08, número 511), me encontré varios puntos que me llamaron la atención y decidí comentarlos con sus editores.
    Lo primero que me causó inquietud fue una entrevista de dos páginas completas al director del periódico español El País, Javier Moreno. El encabezado afirma que “En México falta un espacio público para el debate”. Precisamente acaba de iniciarse uno sobre dicho tema a partir del retiro del aire del programa radiofónico de Carmen Aristegui, porque el grupo Prisa, dueño de este diario presumiblemente democrático, se negó a renovar el contrato de la periodista, que se distingue por sus dotes profesionales y su amor a la verdad.
    El mismo entrevistado por Mariana González, asegura que “la elección de Felipe Calderón, con todos los problemas que ha habido y los pronunciamientos del IFE y del Tribunal (Federal Electoral), fue una elección democrática con todas las pegas”.
    No se qué quiso decir con eso de “todas las pegas”, pero hasta los niños saben que hubo toda clase de irregularidades y un gran sector de la población que acudió a votar, tenemos la percepción de que se cometió un fraude por distintas vías y que la democracia quedó dañada, entre otras causas, por la campaña sucia de sello español.
    Me parece que La gaceta debería entrevistar sobre este mismo tema a personajes como Federico Arreola, quien tiene una visión más acertada del periodismo nacional y que fue despedido del grupo Milenio, manejado por estos mismos españoles, que a toda costa quieren quedar bien con el régimen, para proteger la marcha de sus negocios en nuestro país.
    No estoy de acuerdo con la nueva línea editorial de este medio, que considero parte de una universidad que se inspira en los reclamos del pueblo. Eso es lo que dicen sus orígenes y el discurso que manifiesta sus propósitos.
    También encontré algunas fallas de otra índole, por ejemplo, en la contraportada aparece una entrevista a un académico del CUAAD, prácticamente ilegible, por el tono claro del fondo y las letras blancas de la impresión, que no contrastan.
    Otra página que me dejó con interrogantes es la O2, en que se ve la foto de una chica. Habla de su trayectoria como guionista y estudiante de cine en la Universidad, entre otras informaciones sobre sí misma y detalles de su experiencia como becaria en Alemania.
    Se menciona que un cuento suyo fue ganador del Premio Acento de cuento breve 2007 y nos comparte la entrevistada su opinión sobre el guión como género literario y otros tópicos. Todo está muy bien, pero en ningún lado aparece el nombre de ella. Gerardo Covarana nos deja con el acertijo, que tal vez se reservó para la próxima entrega o quizá obedece al nuevo estilo periodístico de Medios UDG.
    Tenía tiempo que no leía este medio de comunicación y veo que ha cambiado. Espero que sea para bien.